Jamie McGuire: Walking disaster (reseña no tan reseña)

¡Hola lectores/as!

Título: Walking Disaster (#2)
Autor/a: Jamie McGuire
Año de publicación: 2011
Paginas: 400 aprox.
Género: young adult, romance.

“Travis Maddox aprendió dos cosas de su madre antes de morir. Ama duro. Pelea más duro. En Walking Disaster, la vida de Travis esta llena de mujeres, juegos clandestinos y violencia. Justo cuando pensaba que era invencible, Abby Abernathy lo trae de rodillas. Cada historia tiene dos lados. En Beautiful Disaster, Abby ha contado su historia. Ahora es el momento de ver la historia a través de los ojos de Travis.”




 Okay. Estoy volviendo de un gran bloqueo de lector y pensé que leer algún libro que me gustó en el pasado sería una buena idea para superar esta situación. Por allá en el 2014 leí el primer libro, desde la perspectiva de Abby. Recordaba cosas muy vagas de la historia y se me ocurrió que podía leer la secuela de ese libro para ver qué onda. El segundo libro cuenta los acontecimientos pero de la perspectiva del personaje principal masculino, Travis Maddox. En su momento no lo leí porque acababa de terminar el primer libro, y leer exactamente lo mismo otra vez no me sonaba interesante. Pero ahora me parecía una buena idea. Cuestión, lo leí y mi opinión cambio mucho desde la ultima vez que supe de esos personajes. 
 La sinopsis nos describe claramente al nuestro personaje principal y tengo que decir que en el 2014 me volvió loca, era el boom de los tipos tóxicos, machotes y boxeadores. Recuerdo leer comentarios de chicas pidiendo por un Travis Maddox en su vida y lo siguen haciendo, no hay cosa más horrorosa que romantizar personajes así.
 Siento que voy a destrozar la visión de mi yo del pasado. Pero es necesario que pensamientos como estos cambien, no hay nada bueno en personajes así, no son románticos, no son tiernos, no son boyfriend material. Sé que cuando leí el libro por primera vez, hubieron ciertas actitudes de Travis que me chocaban, ahora fue cien veces peor.
 Empecemos por el hecho de que él se vuelve súper dependiente de Abby. Y ella sin mucho ruego vuelve con él todas las veces que es necesario (y las que no lo son, también). En todo el libro se recalca que Abby reconoce que las actitudes de su novio no están bien, pero de todas formas vuelve con él y sigue haciéndole favores. Ella salió de un ambiente un poco peligroso y vuelve a caer en lo mismo. Lo veo como un ciclo toxico. Entiendo que en la vida real, salir de una relación así es difícil, pero en el libro nos mandan el mensaje de que todo va a estar bien si le pones empeño y hay amor ante todo, y no hay nada más erróneo. Es verdad que Travis nunca golpea a su novia, pero se la pasa rompiendo cosas y siendo agresivo cuando las cosas se salen un poco de su control. Pero hey, nunca la golpea… golpea a las demás cosas porque sabe que no debe golpearla a ella. 
 Otra cosa, y la más molesta de todas, es el hecho de que es celoso. Los celos no son normales, no son buenos, no son demostración de amor ni de inseguridad de perder al “amor de tu vida”. Son tóxicos, asquerosos y tenemos que dejar de verlos como lo que no son. En repetidas ocasiones Travis le hace escenas de celos a Abby, una de ellas es cuando van a bailar a un bar y un tipo se le acerca “a su chica” queriendo comprarle una bebida y algo más. Dejo la captura de la escena, ahí vemos como Travis rebaja al chico por su aspecto, estoy segura que sería mejor persona que él.

 Estoy tratando de buscar la página en la que pasa esto, pero no la encuentro. Resulta que para una pelea, Abby se viste de cierta forma y Travis hace que se cambie de ropa porque “no se concentraría en la pelea sino en que estén mirando a su chica”. He freaking did that. Eso es retorcido. Nadie debería obligarte a cambiarte de ropa porque no aceptan el hecho de que otros tipos solo te miren. Y si, digo ‘obligarte’ porque estoy segura de que si Abby se hubiera negado, el tipo le habría hecho el escandalo del siglo. ¿Qué sigue? ¿Revisar los celulares?
 Travis es un personaje de lo más impulsivo y manipulador. Borracho llegó a su departamento con dos chicas y tuvo relaciones, mientras Abby, el supuesto amor de su vida, tuvo que dormir en el sillón por el espectáculo que se montó el señor. Alguien que tiene dos neuronas funcionando, no hace eso. Travis no tiene control para nada. Pero a la mañana siguiente, cuando se dio cuenta de todo, fue hacer las compras así podía hacer un gran desayuno para remendar lo que hizo y para que Abby no se vaya. A ver… eso está mal en tantos sentidos. 
 En todo el libro persiste la idea de que Abby puede cambia a Travis, que lo hace mejor persona. Ella no es su salvadora, si que puede abrirle los ojos sobre ciertas actitudes que él tiene ¿pero cambiarlo? Eso no pasa. Las personas que tienen estos dilemas (violencia, alcohol, dependecia, etc) no cambian, casi nunca pasa. Pienso que es por eso que estos libros pegan tanto. La audiencia se enamora de la idea de que ella puede cambiarlo. Que el amor es suficiente para salvar una relación. Existe esa concepción de que las mujeres tienen un don mágico de poder cambiar a los imbéciles de sus parejas. ¿Acaso somos el hada madrina de Cenicienta? No, somos personas con nuestros propios problemas que no deben responsabilizarse por las actitudes asquerosas de nuestras parejas.
 Travis se vuelve súper paranoico sobre Abby abandonándolo, teme que ella se de cuenta de lo porquería que es y lo deje. Está cegada, no se daría cuenta ni siquiera si él la golpeara. E imagino la situación, si él llegara a hacer eso: Abby se enojaría, Travis se tiraría (otra vez) a la bebida, la llamaría a todas horas, rompería sus muebles, probablemente se acostaría con chicas y después de dos capítulos, volverían porque él “está miserable sin su Abby”. Qué horror.
 Creo que es tiempo de que dejemos, y me incluyo porque hay veces que estas actitudes en personajes pasan medio desapercibidas, de romantizar relaciones así, en la vida real y en la literaria. La historia de estos personajes termina “bien”, porque impulsivamente se casan y viven su vida ideal. Además, ¡es ficción! Pero si llevamos esto al plano cotidiano, la mayoría de las relaciones con estos rasgos terminan mal y hasta en muerte. No estoy diciendo que sólo los hombres tengan estas actitudes, las mujeres también las tienen. Pero escribir sobre una relación así, y que triunfa, creo que alimenta la idea de que el amor lo puede todo, apoya la idea de las relaciones tóxicas. 

 En fin. No fue una reseña literaria, sino sobre algo incrustado en la sociedad. Las relaciones tóxicas no son algo para admirar, ni anhelar. Admito que en su momento quedé embobada con el personaje principal, pero qué sé yo, era más chica. No entendía bien cómo venían las cosas, como funcionaban las relaciones. Sigo leyendo en reseñas y posts que hay gente que hoy, 2019, siguen “pidiendo” a un Travis Maddox en sus vidas. Gente con las características de este tipo son abusivas y violentas, las relaciones de ese tipo terminan en separación, en denuncia por violencia de género u homicidio. Es la realidad en la que vivimos y que pidan tener a un tipo así a su lado, es una burla para las personas que se ven encerradas en situaciones con gente así de enferma. Hoy en día se ve más y más como libros, series y películas sobre temas así se hacen virales y de alguna forma la gente se las ingenia para shippearlos. Por ejemplo, tenemos a After. Ahora va a salir la película y estoy segura que será un boom. No lo entiendo, yo leí partes del libro y es  de lo más tóxico y horrible.
Bien, eso es todo. Pueden opinar sobre este libro y tema en los comentarios. ¡Nos leemos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s